10 músicas para poner en tu fiesta

shutterstock_313077002

Los aperitivos muy apetecibles sobre los manteles, las luces bajas y coloridas, los saludos efusivos, las risas despreocupadas; esto representa un segundo plano en toda fiesta, ninguno es el protagonista de la velada. La auténtica maestra de ceremonias, la batuta de las emociones y la causante de las explosiones de gozo en toda celebración no es otra que la música. ¡La música no hace la fiesta, es la fiesta! Qué vacías y siniestras serían las discotecas sin ella, cuánto encanto perderían los bares, qué poco festivas las fiestas de los pueblos sin verbena y sin charanga. Entonces estamos de acuerdo: la música es la esencia de una fiesta.

Es muy complicado elaborar una lista con las canciones que no pueden faltar en una juerga que se precie, dependería este ranking de demasiados factores. Algunos de estos serían, por ejemplo, la edad de los invitados (para calcular cuál considerarán su “época dorada” de la música), el motivo de la fiesta (las letras de las canciones pueden ser un gran apoyo), la época del año (música veraniega o navideña)… Pero hay ciertos momentos que harán de tu fiesta una explosión de buen humor, buen rollo y recuerdos para que os partáis de risa incluso diez años más tarde. Vamos a repasar diez tipos de música que harán de tu fiesta un fiestón:

Canciones con coreografía

Para romper el hielo: algunas canciones tienen el poder de poner a todo el mundo a bailar, desde los niños al contable más serio de tu empresa, como si estuviesen poseídos por el espíritu del ritmo (igualito que en la mítica escena de la película Beetlejuice). Escoge tus favoritas para que todos muevan el esqueleto, desde Y.M.C.A. de Village People hasta la Mayonesa. La lista es interminable. Saturday night de Whigfield, Aserejé de las Ketchup o la Macarena.

Estribillos coreables

Letras que todo el mundo adora: después de bailar, ¿por qué no animarnos a cantar canciones que ya son himnos? Algunas letras, por ser tan sentidas, ponen a la gente no solo a cantar sino a teatralizar o hacer mímica. Si tienes amigos en  tu fiesta de los que llevan la música en la sangre, no podrán evitar abrirse paso entre las multitudes para vivir este tipo de canciones. Entre ellas estarían, por ejemplo, Sobreviviré de Mónica Naranjo,  A quién le importa de Alaska o Mi gran noche de Raphael.

Música alegre para endulzar la vida

Siempre dispuesta a llenar un salón de buen rollo. Nos referimos a esas canciones que te pintan una sonrisa en la cara y te dan un soplo de aire fresco entre tantas preocupaciones mundanas. Podrías probar con Volaré por los Gipsy Kings, Fiesta de Raffaella Carrá o Carnaval de Celia Cruz.

Temazos de siempre

De ayer y de hoy, música que destacó por su calidad y que nuestros corazones no han podido olvidar. Hablamos aquí de grandes artistas como Frank Sinatra con y su New York, Nina Simone con Feeling good o Downtown de Petula Clark. Son temas que todavía nos ponen la piel de gallina.

Las mejores canciones del verano

Todo el mundo se las sabe y traen recuerdos de viajes, playas y vacaciones. En esta categoría abundan las opciones, dependiendo de gustos y edades. Aquí pegaría Georgie Dann, Coyote Dax, King África, Ricky Martin, Nino Bravo… En fin, cientos de títulos que nos persiguieron durante julio y agosto por todas las radios del país.

Horteradas de épocas diversas

Nos encantan. De los 90 nadie ha olvidado Barbie Girl de Aqua o Wannabe de las Spice Girls.

Éxitos del Rock’n Roll

Con sus inolvidables solos de guitarra para quienes quieran marcarse una coreografía de air guitar o agitar la melena. Básicas son Eye of the tiger de Survivor, The final contdown por Europe y Highway to Hell de AC/DC.

Ritmos de otros países

Harán tu fiesta más exótica y tropical. Puedes probar con la Lambada para subir la temperatura, o si a tus invitados les gusta bailar asegúrate de que tu lista de reproducción incluye géneros como la salsa o el merengue. ¡Arriésgate con un tango!

Bandas sonoras de películas

Algunas llegaron al cine para quedarse para siempre en nuestras fiestas. El género de cine musical nos ha regalado joyas para esta sección. Es el caso de películas como Grease o Dirty Dancing.

Canciones con elevado valor sentimental

Si tus invitados son amigos cercanos, trata de recordar algunos momentos que compartisteis, de esos que tienen banda sonora. La música es el mejor aliado para favorecer los momentos emotivos, la efusividad amistosa y los abrazos. No pierdas la oportunidad de recordarle a tus amigos buenos momentos a través de vuestras canciones favoritas en común.

 

5 ideas para organizar la fiesta perfecta

0c65925b35cdc2de3e079cac4287757b

Las fiestas pueden realizarse por cualquier excusa: un cumpleaños, un bautizo, una graduación, las bodas de plata, porque es Carnaval, porque llegó verano o porque simplemente… ¡te apetece dar una fiesta y pasar un rato agradable y divertido con tus familiares y amigos! Así de simple, por lo que no nos vamos a centrar en el porqué de la fiesta, sino en cómo organizarla para que sea perfecta. Digamos que de una reunión nos zafamos poniendo una bonita mesa con comida y bebida, sin olvidarnos de una música de fondo que amenice la velada, pero estamos hablando de una fiesta, así que a continuación te vamos a dar cinco ideas para organizar la fiesta perfecta:

DECORACIÓN ACORDE A LA TEMÁTICA

Una fiesta casi siempre se celebra por algún motivo, por lo que la temática tiene que ir en consonancia con aquello que se festeja. ¿Y cómo conseguimos que la decoración sea acorde con la temática? Piensa en qué detalles harían que una persona, pese a no ser avisada sobre qué va la fiesta, sepa perfectamente en qué tipo de celebración está. Por ejemplo, para una fiesta infantil de cumpleaños no pueden faltar colores, banderillas, globos, la tarta y una pancarta que diga el nombre del cumpleañero y los años que se celebran. Fácil, ¿verdad? En el caso de que sea una fiesta porque sí, porque te apetecía reunir a tus amigos entorno a una velada, deberás escoger un tipo de decoración unificada que haga de esa noche la más especial. Por ejemplo, si es una fiesta que celebra el verano, pide a tus invitados que acudan vestidos con colores claros y telas veraniegas, amén de optar por una decoración luminosa, sencilla a la par que elegante y cuida que todo sea armonioso.

ELIGE EL MENÚ

Una fiesta no es tal si no hay comida y bebida, por lo que tal vez sea el detalle que más haya que cuidar, así que párate a pensar qué tipo de fiesta estás dando, qué necesidades gastronómicas implica y cuáles son tus invitados. Por ejemplo, puedes pensar que una fiesta infantil no requiere un gran menú, y aunque sea cierto que los niños no prestan mucha atención a esta parte de las fiestas, los padres sí, pues todos quieren que sus hijos coman saludablemente. Es muy sencillo optar por comidas sencillas a la par que sanas, además de cuidar la presentación y que sean fáciles de comer cuando un niño no para de correr y jugar. En el caso que fiestas para adultos, una mesa repleta de comida deliciosa, pequeños bocados llenos de sabor y alternativas saludables (no te olvides de los vegetarianos o personas con posibles problemas con el gluten o la lactosa) son parte de un menú aplaudido por los invitados. La bebida ha de ser variada, de buena calidad, pero sin olvidarte de que hay gente que no bebe pero que también valora otras bebidas ricas a base de frutas, por ejemplo. En definitiva, cuida el menú y apuesta por platos alternativos a la par que sencillos. Un consejo: las comidas del mundo suelen funcionar muy bien, pues llama la atención de los invitados y los bocados son deliciosos y un poco diferentes a nuestra gastronomía habitual.

HAZ UN LISTA DE REPRODUCCIÓN

En una fiesta no puede faltar la música, así que no dudes en pararte a hacer una lista de reproducción que se amolde a la temática y al tipo de fiesta, pues poner música fuera de lugar o que no acompañe al ambiente puede hacer que la fiesta decaiga. Por supuesto, puedes hacer diferentes listas en función del momento de la fiesta, pues la reunión agradable y pausada del principio mientras se come tranquilamente puede dar lugar a una verbena digna de recordar.

PREPARA ALGÚN JUEGO O ACTIVIDAD

Aunque charlar, comer y beber agradablemente puede ser suficiente, una pequeña pausa para que todos los invitados presten atención a una actividad puede revigorizar la fiesta y hacer que el efecto unidad y pertenencia al grupo mejore las relaciones entre las personas de la fiesta, lo cual puede acabar con una celebración a lo grande y llena de complicidad. Puedes optar por algún juego grupal, por mostrar fotos divertidas de los invitados o por cualquier cosa que se te ocurra y que os permita divertiros en grupo.

CUIDA LOS DETALLES

Si realmente quieres que tu fiesta sea perfecta, no le des la espalda a los detalles, pues, por ejemplo, engalanar la puerta de tu hogar ya mejora la predisposición de tus invitados. Piensa en esos detalles que pueden conseguir que tu fiesta sea perfecta.

¿Cómo saber cuál es el mejor DJ para tu evento?

shutterstock_281583188

Has decidido contratar a un DJ para tu evento, pero ¿cuál es el mejor? Realizar una búsqueda rápida en internet para encontrar posibles DJ solo te devolverá una lista infinita de profesionales (y otros tantos aficionados) que pueden dar (o no) el perfil para tu evento. Pero, de nuevo, ¿cuál escoger? Contar con referencias de anteriores trabajos o eventos es una buena manera de asegurarse estar ante un profesional, que al fin y al cabo es lo más importante, pero cada evento es diferente y es por ello importante tener en cuenta los siguientes puntos:

shutterstock_138386987 (1)

– ¿Está especializado en eventos como el mío? –

Eventos hay muchos, y no es lo mismo tener experiencia amenizando un cóctel o la inauguración de una exposición de arte que animar a cientos de personas en un festival o en un gran evento musical. Por ello, es importante asegurarse de que ha participado anteriormente en eventos como el que va a suceder y de que sus clientes quedaron satisfechos con su trabajo. Para comprobar esto es importante pedirle referencias y grabaciones o vídeos de eventos pasados en los que ha participado.

 

– ¿Cuenta con el equipo adecuado? –

Este punto, después del anterior, es igualmente importante, pues para ser un DJ profesional no basta con disponer de un ordenador con acceso a internet, pues no todos los locales cuentan con conexión a internet o altavoces adecuados, así que hay que asegurarse de que el DJ cuenta con todo el equipo necesario para que la música no sea un problema en el evento.

 

– ¿Se puede elegir la música? –

Ciertamente, si estamos contratando a un DJ es porque confiamos en su profesionalidad y en su gusto musical (aunque esto lo hemos comprobado anteriormente, claro). Sin embargo, ciertos eventos reúnen a invitados muy cercanos que seguramente quieran escuchar determinadas canciones que les unen y que le van a dar al evento ese toque familiar y de amigos, así que hay que asegurarse de que el DJ está de acuerdo en cambiar el estilo si el ambiente así lo requiere.

 

– ¿Cuál su estilo al vestir? ¿Podría cambiarlo? –

Cada persona tiene su propio estilo al vestir y no hay ningún problema con ello, pero también es cierto que algunos eventos requieren etiqueta o un estilo muy concreto, así que hay que preguntarle al DJ si le importaría adaptarse a la vestimenta del evento.

 

– ¿Firmamos un contrato? –

Contratar a un DJ no es: “ey, pásate por mi evento y te pago al final”. Si queremos establecer una relación profesional hay que asegurarse de que todo se hace legalmente, y para ello es necesario firmar un contrato con el que ambas partes sepan que la otra va a cumplir lo estipulado (o tomar medidas en caso de que no sea así).

Los beneficios de tener un dj en tu fiesta

shutterstock_130173779

Una boda, un cumpleaños, una graduación… cualquier celebración que se precie ha de contar con buena música que anime a los asistentes, sobre todo cuando la primera parte de charlar y comer da paso a la fiesta en sí. Bailar sin parar durante cualquier evento lo hace la mejor de las fiestas, un recuerdo vago para el futuro que sin duda se quedará en un “¡cómo baile en esa boda!”. La música es vida y la música no puede parar, aunque no podemos dejar en manos de cualquiera la lista de reproducción, pues para gustos los colores. Sin embargo, hay ciertas canciones que nos mueven a todos por igual, que son clásicos que forman parte de nuestra cultura, que invitan inevitablemente a bailar, y ese es justamente el trabajo de un dj para fiestas: acertar con la música para mover a la gente en masa a la pista. ¿Quieres conocer otros beneficios que implican contratar a un dj para tu fiesta?

shutterstock_295208201

– Experiencia –

Una fiesta dura horas, por lo que el estado de ánimo cambia en función de la hora, las copas de más o lo que esté ocurriendo en este momento. Es decir, si hablamos de una boda… al principio todo será calmo y correcto, se comerá tranquilamente para poco a poco pasar a la fiesta. La experiencia con la que cuenta un dj le hace un experto conocedor de la música que necesita la fiesta en función del momento, por lo que sabrá elegir música más tranquila durante la comida para poco a poco ir escogiendo los mejores temas que animen a la gente. Además, como dijimos anteriormente, para mover a una gran masa que seguramente tendrá gustos musicales muy diferentes habrá que decantarse por esos temas nostálgicos, que apelen a la herencia cultural, para que todas las personas sientan que esa música ha sido escogida especialmente para ellas.

– Música sin cortes y original –

Tener a una persona siempre pendiente de la música permite que nunca se corte, que la banda sonora esté siempre rodando y con la música correcta en función del momento. El trabajo de un dj consiste en que la música nunca pare de sonar, y eso es muy importante en cualquier fiesta. Además, las canciones serán originales (contratando a un grupo las versione serán diferentes), lo cual animará aún más a la gente, ya que acabarán cantando a voz en grito.

– Buen equipo: Montaje y desmontaje –

Contratar a un dj no solo implica su profesionalidad y atención constante a la música, sino que habitualmente cuenta con un buen equipo que él mismo se encargará de trasladar al lugar de la fiesta, además de montarlo y desmontarlo. Es decir, tú no tendrás que encargarte de nada referente a la música ni al equipo, sino que será el dj quien prevea todo lo necesario para que la música no falte en la fiesta.

– Precio asequible –

En comparación con contratar a una banda, un dj sale más barato, pues solo es una persona la que tiene que trasladarse a la fiesta, además de que el equipo a transportar es menor.